QUÉ HACER EN BUENOS AIRES


Me entró nostalgia de Argentina. Estoy en Ecuador hace varios meses (para no decir casi un año), y tengo ganas de volver a casa. No de volver y quedarme, sino de volver unos meses. De leer en la hamaca paraguaya en la galería. De jugar en el patio con Luna, mi perra. De ver películas con mi hermano. De juntarme a tomar tereré con Flor. De salir a cenar con mi abuela. De pasar de mis abuelos paternos a almorzar. De viajar de Rafaela a Córdoba a Mendoza a Rosario a Buenos Aires a visitar a mis amigos. De darle un abrazo fuerte a mi primita (que ya de primita no tiene nada: acaba de terminar el secundario). De levantarme un domingo a la mañana y desayunar con mis papás, leyendo el diario y hablando de cómo me fue la noche anterior. De las cenas familiares. La lista podría ser interminables. Y voy a volver algunos meses, con muchos planes y ganas de hacer cosas. Una de ellas es ir a Buenos Aires a pintar un mural, ver amigos y aprovechar a ser un poco turista en mi propio país. Así que estoy pensando dónde voy a ir, qué voy a querer hacer cuando esté allá y, de paso, les comparto esas ideas, por si andan por allá:

BUENOS AIRES

* San Telmo: aunque se llene de gente, HAY que ir durante el fin de semana. Esos son los días en que está la feria de antigüedades alrededor de la Plaza Dorrego, y que sobre la calle Defensa hay decenas de puestos de artesanías y diseño. El barrio es un desfile de personajes, shows, música, artistas callejeros y gente de todos lados.

* La Boca: ya lo sé, es súper turístico. Lo sentí cada vez que pasé por ahí. Pero tengo ganas de ir tranquila, de caminar y sacar fotos muchas fotos, a todas esas casitas de colores. Y conocer un poco más de su historia, porque conozco su origen, pero siempre se puede aprender un poco más.

* Puerto Madero: de los barrios antiguos, al más moderno.El Puente de la Mujer es de los más fotogénicos en el recorrido por edificios de lujo y restaurantes de categoría.

* Recoleta: lo más conocido del barrio es el cementerio, que albega los restos de personalidades como Evita Perón, Adolfo Bioy Casares y Facundo Quiroga, pero eso no es lo único. Recoleta tiene fama de ser uno de los mejores barrios de la capital, y estos casos, más que ir a lugares puntuales, caminarlo sin rumbo puede ser la mejor opción.

* Palermo: decirlo así es un poco amplio. El barrio es grande, y se caracteriza por tener zonas como Palermo Soho y Palermo Hollywood donde la vida nocturna cobra vida. Me gusta mucho porque el barrio está lleno de grafittis, bares con mucha onda, tiendas de diseño y, un poco más allá, los bosques de Palermo, ideales para pasear rodeadas de verde,

* El Barrio Chino: está en Belgrano, y si hay de todo: productos que sólo se consiguen ahí, locales de comida oriental, muy buenas opciones para vegetarianos y veganos y, sobre todo, un poco de cultura asiática en medio de Latinoamérica.

* El MALBA: no soy muy amante de los museos (para no decir nada), pero los de arte me encantan. Sobre todo cuando son de arte moderno. En el MALBA se pueden encontrar pinturas,grabados, esculturas, fotografías y objetos de artistas latinoamericanos del siglo XX, algo sin duda interesante para quienes amamos la cultura y el arte.

* Bares y restaurantes típicos: el bar Tortoni en la Av. de Mayo es el más antiguo de la ciudad (fue fundado en 1858) y uno de los más emblemáticos, por haber tenido en sus mesas a personajes como Gardel, Borges y Cortázar. Y si para comer algo típico, sentarse en una pizzería puede ser ideal: Los Inmortales es una de las más famosas, que hace pizzas a la piedra desde 1952.

* Librería Ateneo Grand Splendid: aunque es una librería, es imposible perdérsela. Si amas leer como yo, este lugar es un paraíso. Instalada en un ex teatro, conserva todo: desde butacas, hasta el telón del escenario, los palcos, los relieves del techo. Abre hasta bien tarde en la noche, y un día de lluvia, pasarse la tarde entre sus estantes y leyendo en alguno de sus sillones, puede ser de los mejores planes (por supuesto, con un café de por medio en el bar).

* El Tigre: para salirse un poco de la ciudad, El Tigre, puede ser el lugar ideal para reconectarse con la naturaleza, a tan sólo 50 minutos en tren desde Retiro. Se puede ir al Puerto de los Frutos, conocer la Isla Martín García, pasear por el río, conocer el Boulevard Saenz Peña (un lugar nuevo renovado por artistas, con ferias de antiguedades, gastronomía, diseño, músicos y puestos de coleccionistas itinerantes) y comer lo que -irónicamente- se nos antoje en el Paseo de los Antojos (una zona gastronómica con muchas opciones, y actividades culturales).

¿Alguna otra idea?

The following two tabs change content below.
Cuando tenía 18 años me fui de mochilera con dos amigas al sur de Argentina, y estuvimos quince días haciendo dedo, acampando, contando estrellas fugaces, cocinando con leña, conociendo gente, conversando sobre la vida, descubriendo lagos y carreteras, caminando sin rumbo y disfrutando la libertad de viajar sin planes. Cuando volví a mi casa, supe que no había vuelta atrás.

Latest posts by Nati Bainotti (see all)

Deja un comentario