Estreno: «Vuelta a casa de mi madre»


Alexandra Lamy: » Tenía la sensación de que todos los personajes me resultaban familiares»

Esta semana una nueva propuesta para un fin de semana palomitero, se estrena la película «Vuelta a casa de mi madre«, una producción francesa que habla sobre las relaciones familiares.

La película narra la historia de Stéphanie (Alexandra Lamy), una mujer de 40 años tiene que volver a vivir con su madre por problemas económicos, ambas tendrán que afrontar una nueva etapa y realidad renunciando a la vida independiente que llevaban.

El film está dirigido por Éric Lavaine y protagonizado por Alexandra Lamy («Livraison à domicile»), Josiane Balasko (Ruby Blue), Mathilde Seigner («Le Bleu des villes»), Philippe Lefebvre («Retour chez ma mère»), Cécile Rebboah («La Liste de mes envies») y Didier Flamand («Il était une fois, une fois») . Cuenta con la música original de Fabien Cahen.

Vuelta a casa de mi madre

Entrevista a Alexandra Lamy

Entrevista cedida por 'a contracorriente films'.

¿Qué le convenció para participar en este proyecto? 

En primer lugar, tenía la sensación de que todos los personajes me resultaban familiares. Como en la película, cuando hay una reunión familiar, mi madre siempre me pide que la ayude con Internet. Y lo más divertido es que, la última vez que fui a su casa, tuve como premio una ración completa de Cabrel. Realmente creo que todo el mundo va a poder identificarse o reconocerse en esta historia.

Además, hay un fondo de mucho peso en el guión: me encantan las historias que destilan un auténtico contenido y que no se limitan a ir encadenando pullas. Esta es una comedia estupenda que se pregunta de manera realista sobre la cuestión de saber “qué hay que hacer cuando lo has perdido todo y tienes que volver a casa de tus padres”. Hay muchos jóvenes que no pueden permitirse vivir solos, sobre todo en París y alrededores. También era una manera de hablar de la familia.

¿Cómo describiría a su personaje? 

Como estamos hablando de un tema tan actual, era aún más importante que el personaje fuera 100% creíble: Stéphanie tiene un hijo, pero no puede quedarse con él porque ya no tiene una habitación para él y no puede criarlo en esa casa. Teníamos que situarla en una realidad concreta y veraz para interpretar esta historia, aunque sin salirnos de la comedia. Éric y yo tuvimos que trabajar duramente: queríamos centrarnos en la familia y ver lo que ocurre. ¿Cómo reaccionar cuando vuelves a casa de tu madre y te ves obligada a rendir cuentas y a dar explicaciones porque tienes la sensación de “estarte aprovechando”, y encima tienes que hacer frente a reproches cargados de maldad? Nos hemos divertido mucho, Philippe, Josiane, Mathilde y yo, acercándonos lo más posible a esa idea de familia.

Evidentemente, es un tema que todos conocemos.

¿Cómo ha sido el trabajo con sus compañeros de reparto?

Creo que la relación funciona muy bien entre las dos hermanas: sentimos que las une una relación de amor-odio, que se quieren pero no pueden reconocérselo mutuamente. También sienten envidia entre ellas. Porque Stéphanie es la pequeña y siempre ha sido el ojito derecho.

Es una experiencia maravillosa trabajar con Mathilde Seigner: es una compañera de reparto magnífica con la que se puede trabajar realmente en equipo.

Evidentemente, adoro a Josiane Balasko desde siempre: crecí con “Los Bronceados” y me encantaba la idea de poder rodar con ella. Es una actriz que siempre está ahí, en el tajo: todas las generaciones la adoran. Al principio, nos estuvimos “olisqueando” un poco, pero a los dos minutos ya nos llevábabamos bien: nos lo hemos pasado fenomenal.

Josiane es una curranta nata. Ensayábamos juntas en los camerinos, buscábamos los tonos de voz más adecuados, nos permitíamos algunas licencias y nos hacíamos sugerencias mutuas. No para darnos lecciones de nada sino para avanzar juntas.

Lo que más me divierte es tener compañeros de reparto y buscar cosas juntos por el bien de la escena. 

¿Qué tipo de director de actores es Éric Lavaine?

¡Me ha encantado trabajar con él! Nos habíamos cruzado hace mucho tiempo y le dije un par de frases que le hicieron mucha gracia. Para mí, alguien con sentido del humor tiene que ser inteligente. De hecho, leyendo el guión, ya me empecé a reír y, en nuestras reuniones, nos dimos cuenta enseguida de que estábamos hablando de la misma película. Realmente nos lo hemos pasado muy bien y, al mismo tiempo, es otro supercurrante. La gente se cree que la comedia es una cosa fácil y, sin embargo, es lo que exige más trabajo. Éric es un director de actores fantástico: es preciso, siempre está a la escucha y nunca critica una sugerencia.

Tiene sentido del ritmo, escribe muy bien y da confianza a sus actores. Es alegre y, en cuanto da con la idea, va a tope a por ella, con entusiasmo.

Tanto es así, que vamos a hacer juntos otra película.

The following two tabs change content below.

Ingrid

Fotógrafa y redactora desde hace más de 16 años. Apasionada del cine y la cultura, ha escrito y fotografiado para diferentes medios de comunicación.

Deja un comentario