Cómo gestionar una crisis de ansiedad


Pensar en positivo ayuda a vencer la ansiedad

No sabemos porque o cuando vamos a tener una crisis de ansiedad, ojalá se pudiera predecir, pero este mal del que todos hablan y conjeturan, viene y se va solo. Pero como en toda dolencia, puesto que no deja de serlo, como seres ‘racionales’ algo podemos gestionar de forma externa o interna.

Si hablamos de un proceso gripal, podemos ir a la farmacia y pedirle al farmacéutico/a que nos de algo para dejar de toser, tener fiebre o simplemente encontrarnos mejor. ¿Pero qué pasa con la ansiedad?, podemos acudir al médico a que nos de un ansiolítico, pero si nuestra ansiedad es puntual, provocada por quien sabe que, como un exceso de trabajo, una situación tensa… No solemos acudir a un facultativo y la situación es desbordante hasta que pasa.

Para llevar mejor una situación en la que tengamos un ataque de ansiedad o pánico, podemos optar por unos recursos que son sencillos y útiles, si vemos que aún así no pasa, no debemos pensarlo dos veces y acudir a un médico o psicólogo/a.

Respira, cuando tenemos una crisis de ansiedad o pánico nos hiperventilamos y respiramos acelerados. Esta es una situación que debemos evitar porque sentir la falta de aire agravará el ataque. Escuchar nuestra respiración, inspirar y expirar de forma lenta nos ayudará a relajarnos.

Observa a tu alrededor, al tener un ataque de pánico nuestro pensamiento está tan centrado y metido en nuestra cabeza que no vemos lo que nos rodea, mirar alrededor nos sacará de nuestra mente asustada y nos ayudará a darle otra tarea a nuestro cerebro, olvidarse del miedo y observar dónde y con quien estamos. Escribir en un papel que estamos viendo, el sitio en el que nos encontramos y que sentimos, es una herramienta increíble y eficaz en estas situaciones.

“Escribir en un papel que estamos viendo, el sitio en el que nos encontramos y que sentimos ayuda a controlar un ataque de pánico”.

Habla de lo que sientes, no hay nada más perjudicial que no expresar tus miedos con gente de confianza, familia o amigos, callarte algo por lo que estás pasando se convertirá en un tabú, y nada traumatiza tanto como eso.

Desde la antigua Grecia, ya se practicaba la Catarsis. Los terapeutas que iniciaron el psicoanálisis, Sigmund Freud y Josef Breuer, retomaron este método de catarsis a través de la expresión de las emociones por diferentes medios, lo que generaba un ‘desbloqueo’ hacia la comprensión de la emoción (cita Wikipedia haciendo referencia a Bonnie Strickland).

Escucha música, en todas las culturas está presente el concepto musical, forma parte del ser humano y hasta a los bebés les relaja. Las canciones relajantes que incluyen sonidos de la naturaleza, como el cantar de los pájaros, son herramientas que facilitan la relajación.

No te aísles, cuando tenemos ansiedad nos solemos encerrar en nuestro mundo, es un error, busca compañía de gente que te haga sentir bien y distrae tu mente haciendo actividades que te resulten gratificantes, ir al gimnasio es una apuesta segura para controlar la ansiedad, el ejercicio físico va a ayudarte a segregar endorfinas que aumentan el estado de bienestar.

Pensamiento positivo, pensar que todo pasa, que hay muchas razones para sentirse bien, que la ansiedad es un estado que cuando menos esperas se marcha, es el pensamiento que nos debe abordar cuando vayamos a derrumbarnos. No eres la única persona con ansiedad en el mundo y si los demás pueden superarlo, también podrás, sin forzar nada.

Si crees que la crisis o ataque de ansiedad te incapacita para hacer tus tareas diarias, experimentas síntomas físicos preocupantes o simplemente te preocupa demasiado lo que estás sintiendo, ante cualquier duda, debes acudir a tu médico lo antes posible para que te examine.

Gratisography

 

 

The following two tabs change content below.

Ingrid

Fotógrafa y redactora desde hace más de 16 años. Apasionada del cine y la cultura, ha escrito y fotografiado para diferentes medios de comunicación.

Deja un comentario