CÓMO ELEGIR UN BUEN COMPAÑERO DE VIAJES


Irse de viaje -sobre todo la primera vez- muchas veces plantea un gran interrogante: ¿sola o acompañada? Si decidís irte con alguien, es importante que esa persona sea un buen compañero de viaje, que compartan ciertos aspectos de cómo viajar y que puedan entenderse. Alguien puede ser tu mejor amigo, pero un pésimo compañero de viaje. ¿Querés saber qué tener en cuenta?

Acá tenés 5 tips.

selfie compñeros de viaje

1. Comparten gustos: si vos sos amante del trekking y tu compañera o compañero quiere recorrerse todos y cada uno de los museos de cada ciudad por la que pasan, creo que estamos en problemas. O van a tener que separarse cada dos por tres para que cada uno haga lo que más le guste. Que les gusten las mismas cosas es importante para no tener que 1) aguantarse algo que no te gusta todos los días o 2) tener que separarse muy seguido. Mismas expectativas, mismos caminos, mismo disfrute.

2. Pero sabe que no tienen que ser inseparables: si de repente, un día tenés ganas de quedarte relajada leyendo pero tu compañero quiere irse a caminar, ni él (o ella) tiene que sentirse abandonado ni vos culpable por dejarlo solo. Respetar los tiempos propios y ajenos es tan importante como saber compartir. Lo mismo que respetar los tiempos de soledad.

3. Pueden hablar: estar con alguien que tiene cara larga o te responde mal pero no te dice que está enojado (y por qué) puede traer situaciones incomódas, confusiones y resentimientos posteriores. Mejor alguien que sea claro con lo que siente y lo que piensa. Sin contar que sea alguien con quien puedas compartir, vos también, tus sentimientos y emociones, incluso las más profundas.

4. Se manejan igual (o muy parecido) con el dinero: si vos sos económica viajando, y tu compañero quiere ir muy a menudo a lindos cafés o pagar hostales caros, van a haber situaciones incómodas desde el primer momento. Aunque no nos guste, el tema del dinero es importante conversarlo desde incluso antes de salir, para saber que ambos manejan más o menos el mismo presupuesto o van a buscar las mismas opciones (alojamiento, comida y transporte).

5. Es respetuoso y tolerante: aunque no sea a veces tomado en cuenta, viajar con alguien que está todo el tiempo criticando la gente, el sistema, la cultura, los servicios (o la falta de) o las costumbres del lugar que estamos recorriendo, se puede volver insoportable. Mente abierta, ante todo. Que para eso se viaja.

Y si todavía tenés dudas de si funcionará el viaje juntos… ¡hagan una prueba! Vayan de mini-viaje un finde o una semana. Después de eso, tendrás un panorama de cómo puede ser un viaje más largo.

The following two tabs change content below.
Cuando tenía 18 años me fui de mochilera con dos amigas al sur de Argentina, y estuvimos quince días haciendo dedo, acampando, contando estrellas fugaces, cocinando con leña, conociendo gente, conversando sobre la vida, descubriendo lagos y carreteras, caminando sin rumbo y disfrutando la libertad de viajar sin planes. Cuando volví a mi casa, supe que no había vuelta atrás.

Latest posts by Nati Bainotti (see all)

Deja un comentario